Dianética: La Religión que Aniquila -Testimonios del oprobio-

Texto extraído de la revista Proceso Semanal del 18 de marzo de 2012 México DF

Fuente original: http://www.proceso.com.mx/?p=301699

Dianética: la “religión” que aniquila

Juan Pablo Proal Mantilla

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Su economía estaba deshecha. Veía a su familia una o dos veces al año. Dejó de frecuentar a sus amigos. Rafael Gómez comenzó a pensar que había cometido un error. Diez años antes era un empresario exitoso y no supo en qué momento terminó trabajando 17 horas diarias a cambio de nada.

En 1996 poseía un boyante negocio de computación. Un día su secretaria empezó a bajar su rendimiento debido a problemas personales y un conocido le recomendó que inscribiera a su empleada en los cursos del Instituto Mundial de Empresas de Cienciología (WISE, por sus siglas en inglés).

Cuando regresó del curso, la secretaria le contó a su jefe que el WISE era una maravilla y lo persuadió de que se inscribiera para mejorar los resultados de la empresa. Primero tomó el curso Aprendiendo a aprender, creado por Ronald Hubbard, fundador de la Iglesia de la Cienciología, también llamada dianética. Y después siguió con más: la lista de conferencias y talleres era tan larga que podría pasar toda su vida en capacitación.

Rafael se sentía satisfecho con los cursos del WISE y esta organización lo envió al Instituto Tecnológico de Dianética. Durante los tres años siguientes cursó cuanta capacitación le ofrecieron, para lo cual desembolsó alrededor de 250 mil pesos.

Convencido de que su vida estaba mejorando, abandonó su negocio y se incorporó como miembro de planta del equipo de esta organización, a cargo de la promoción y la mercadotecnia. Ganaba un promedio de 200 pesos semanales. Sobrevivía con sus ahorros.

Eran tales la dedicación y el empeño de Rafael que ascendió rápidamente en la asociación. Llegó el momento en que los altos mandos lo invitaron a formar parte de la Organización del Mar, el grupo dentro de la dianética que controla todos los brazos de la cienciología en Latinoamérica.

Firmó un contrato humanamente incapaz de cumplir, por un plazo de un billón de años… los cienciólogos creen en la reencarnación. Le encomendaron monitorear las finanzas de la dianética en Sudamérica, Guadalajara y Puebla. Durante cuatro años se volvió una especie de agente viajero para la Organización del Mar. Cuando regresó a México comenzó a desencantarse del credo.

Atestiguó cómo a la venezolana Aída Torcatt, integrante de la organización, le salió una mancha en el brazo izquierdo. Rafael pidió auxilio médico para ella pero fue ignorado. La mancha crecía imparable hasta que el director continental de finanzas, Fabián Mora, le pidió dinero a Rafael para regresar a la enferma a Venezuela. Si ella se moría en México sería un peligro para la organización, le dijo.

Un día de 2005 Rafael reconsideró las cosas. Echó un rápido vistazo al pasado. Antes era dueño de una empresa, tenía amigos, veía a su familia; con la dianética su vida había dejado de pertenecerle.

Recobró la cordura y decidió alejarse de la Organización del Mar, pero sus superiores se negaron a dejarlo libre. Fastidiado, huyó a la casa de sus padres. Los directivos de la secta lo persiguieron hasta ahí, pues su novia, quien aún pertenecía a la secta, les indicó dónde ubicarlo. Le exigieron regresar o mandarían de regreso a su mujer a Hungría, de donde es originaria. Con engaños le confiaron que sólo firmaría unos papeles donde se comprometería a no demandar a la cienciología.

De regreso a la organización a Rafael le impidieron salir y lo dejaron durmiendo en una diminuta oficina. Lo obligaron a cocinar, resanar paredes, lijar muros y decenas de actividades más. Su familia regresó a buscarlo al edificio y amenazaron con demandar a la secta por secuestro. Sólo así lo dejaron en libertad.

Esta es sólo una historia de cómo la cienciología destroza las vidas de sus seguidores.­

En octubre de 2011 Proceso publicó, en su edición 1822, un reportaje en el que se describe cómo la cienciología se infiltró en el sistema de educación pública de México. Por medio de la organización “laica” Entiende Más Logra Más, había repartido libros y devedés con las enseñanzas de Ron Hubbard, con la autorización del gobierno de Puebla.

A partir de esa publicación, dos exmiembros de la secta se comunicaron al semanario para hablar de los abusos que sufrieron durante su estancia en la organización. Proceso se entrevistó personalmente con cinco personas relacionadas con la cienciología, y por vía telefónica y correo electrónico con otros exintegrantes que ya no radican en México.

Luego de las entrevistas, una de estas personas se retractó de sus afirmaciones. Explicó que la iglesia se enteró de que había conversado con Proceso y lo amenazó con difundir temas delicados de su vida privada entre su familia. Otros dos exmiembros contactados por este semanario se negaron a criticar a la secta por temor a represalias.

A continuación se reproducen los testimonios de los exmiembros que más sufrieron por haber dejado su vida en manos de esa organización.

Exclusión

A César Velasco le comunicaron que su hija había ganado una beca para estudiar en Clearwater, Florida. Todos los gastos correrían a cargo de la Iglesia de la Cienciología. Él había confiado su vida entera a esta organización. Gastó alrededor de 500 mil pesos en cursos y creía ciegamente en las enseñanzas de Hubbard. Aceptó que su hija, de 13 años, viajara al extranjero. Sería sólo un año, le prometieron.

El primer mes le pidieron 500 dólares para gastos de mantenimiento. La dianética le otorgó la custodia de la niña a Héctor Cruzado, ejecutivo de la organización; sin embargo, meses después éste regresó a México sin la muchacha.

Pasó el tiempo y se venció la visa de seis meses que Estados Unidos le dio a la hija de César, quien preguntaba con insistencia cuándo regresaría. Los directivos de la Iglesia de la Cienciología le aseguraban que pronto volvería, que la tardanza se debía a que hubo un retraso en sus estudios. Ya había pasado más de una año.

Mes tras mes César insistía en que deseaba el regreso de su niña, pero los dirigentes sólo le daban largas. Un día Héctor Cruzado le dijo a César: “Tu hija no volverá, la tenemos contratada”. El padre, angustiado, fue al consulado de Estados Unidos para denunciar el secuestro. A los tres días su hija regresó a México. Le confesó que abusaron sexualmente de ella. Señaló como responsable a Alejandro Aristi Guerrero, empleado de la Organización de Desarrollo y Dianética.

César notificó por escrito a Margarita Ibáñez, encargada de Asuntos Legales de la secta, que denunciaría al violador de su hija. La mujer lo amenazó con aplicarle “la pena máxima” si lo hacía. Este castigo consiste en ser declarado “supresivo”, lo que equivale a perder la salvación eterna, así como toda comunicación con familiares y amigos de la cienciología.

La oficial comandante de la Organización del Mar para Latinoamérica, Liana Trangoni, le envió a César una carta (de la que Proceso tiene copia) en la que le dice que la justicia “wog” –la de los humanos ordinarios– es lenta y que ellos se encargarían del caso. La sentencia de la dianética para el violador fue de 300 horas de trabajo.

Después César supo que Aristi había cometido al menos dos abusos sexuales más contra menores de edad dentro de la secta. Y no sólo eso, compañeros de su credo le confiaron que Jorge Pedroza, directivo de la Organización de Desarrollo Dianética, cumplió con la orden de seducir a su esposa para que ésta se separara de él, porque ya representaba un problema para la organización por sus continuas quejas.

Pedroza utilizó información que la esposa de César escribió en las cartas que se emplean en la terapia personal a fin de manipularla psicológicamente y persuadirla de que abandonara a su marido. César investigó el caso con familiares directos de Pedroza, quienes le informaron que éste también había abusado de menores de edad en la secta.

Cuando César vio de frente a Jorge Pedroza, estalló: “El tipo abusaba de niños; a mí la gente pederasta me molesta mucho. Yo empecé a vigilarlo, llegó el momento en que no lo soporté, lo agarré a golpes cuando lo vi rodeado de niños. Descubrí que el tipo traía una pistola. Reporté a la organización que el hombre estaba armado y no hicieron nada; denuncié en el área de control de Latinoamérica que era pederasta, que cometió adulterio… no pasó nada. Con ellos tú puedes resolver cualquier situación de tu vida siempre y cuando les aportes dinero”.

César armó una página en internet y ahí subió su caso junto con las cartas que reportan el abuso que cometió la cienciología contra su hija. Con este sitio pretende advertirle a la gente acerca de los peligros que entraña enrolarse en los cursos de la dianética.

Conflicto familiar

“Papá, ¿estás atacando a mi religión?”, le preguntó Estefanía a Adrian Kelsey, empresario, padre de dos hijos y recién divorciado de Fransyl Marmolejo, quien reside en León, Guanajuato.

Adrian nació en el puerto de Durban, Sudáfrica. Desde su infancia estuvo relacionado con la dianética ya que su madre leía los libros de Hubbard. En 1991, a los 20 años, se incorporó a la organización.

Tanto su esposa como sus hijos, Estefanía y Rafael, crecieron dentro del credo. En 2009 Adrian abandonó la cienciología debido a que le pidieron pagar más de 500 mil pesos en cursos para volver a obtener el estado “clear” (limpio, un ser humano sin defectos).

Previamente había pagado una cantidad similar en decenas de cursos, pero a mediados de la década pasada la organización avisó a sus miembros más avanzados que los deberían volver a tomar por un error “técnico” en el “émetro” (un simple detector de mentiras).

Consideró que este error contradecía los principios de la cienciología que postula que su “tecnología” es infalible. En desafío a las reglas, Kelsey buscó información sobre la secta. Encontró sitios de exmiembros que evidencian las principales mentiras de la secta, entre ellas que Hubbard no murió sino que ascendió directamente al cielo.

En internet circula el acta de defunción de Hubbard: murió por un derrame cerebral. El documento pone en duda otro dogma de la cienciología: cuando la persona llega al estado “clear”, jamás se enferma.

Kelsey continuó indagando sobre el credo. Encontró evidencias de fraudes, abusos y extorsiones. En 2009 decidió salirse. Intentó persuadir a su hija de hacer lo propio y le recomendó que abandonara el culto. Le advirtió que la organización le propondría “desconectarse” de él, debido a que estaba criticando a su religión y era una persona “supresiva”.

En un primer correo su hija le escribió: “No puedo dejar la cienciología y menos a ti, yo te amo, jamás te voy a dejar. Que te quede claro que ningún cienciólogo me dirá que te deje porque una de las primeras dinámicas es la familia (…) te amooooo muchisisisimo”.

El empresario dejó México y se fue a Australia donde actualmente reside. Un día llamó a su hija para avisarle que pronto iría a visitarla. Estefanía había cambiado su actitud y le advirtió a su padre que no volara a México. Además le ordenó: “Deja de atacar a mi religión”.

Kelsey le recordó a su hija que la cienciología comenzaría a persuadirla de cortar los lazos entre ambos. “No ataques” insistió ella llorando. Su madre también pertenece al culto, así que estaba de parte de la dianética.

Después de esa llamada, Adrian recibió un correo electrónico firmado por su hija: “Mira, sabes que yo ya estoy desconectada de ti, no tiene nada que ver con la cienciología, tiene que ver conmigo. De hecho la cienciología me pidió que no me desconectara pero mira si tú me estás parando a mí no se me hace justo, ok, así que fue mi decisión (…) Te borraré de mis contactos, no me llegan mails, ok, así que se acabó, si quieres algún cambio te comunicas con mi mamá”.

Adrian está seguro de que la dianética le exigió a su hija separarse de él. No ha vuelto a hablar con ella.

Dianética: la “religión” que aniquila

Texto extraído de la revista Proceso Semanal del 18 de marzo de 2012 México DF

Fuente original:  http://www.proceso.com.mx/?p=301398

Dianética: la “religión” que aniquila

Juan Pablo Proal Mantilla

Se llama Organización del Mar y algunas de sus víctimas la acusan de tráfico de personas, abusos psicológicos, estafa y explotación. Esta agrupación, con sede en la Ciudad de México, es la encargada de controlar en toda América Latina las actividades de la cienciología o dianética, la religión fundada en 1952 por el escritor Ronald Hubbard y que se ha extendido a muchos países, donde ha sido investigada, sancionada y hasta prohibida… Con todo, en México se halla en vías de obtener su registro oficial como entidad religiosa.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Los habitantes de la casa marcada con el número 29 de la calle Río Rhin, en la colonia Cuauhtémoc del Distrito Federal, trabajan generalmente un promedio de 12 horas diarias de lunes a domingo a cambio de unos 150 pesos semanales. Algunos días incluso dejan de dormir con tal de cumplir cabalmente su misión: “clarificar al mundo”.

En ese inmueble viven extranjeros que están en el país con visas de turista y también mexicanos sin contrato ni prestaciones. Ven a sus familias un día cada dos o tres meses. Las mujeres tienen prohibido embarazarse; si lo hacen, las presionan para abortar. Si alguien se enferma, lo abandonan o lo echan.

Las reglas internas son rígidas y están hechas para que nadie piense siquiera en la posibilidad de huir. Muy pocos cruzan la puerta de salida. El grupo castiga muy severamente la disidencia.

Se trata de la Organización del Mar, grupo semisecreto (muy pocos conocen sus reglas o saben quiénes la dirigen o cuántos miembros tiene) que controla desde aquí y para toda Latinoamérica las actividades de la Iglesia de la Cienciología (nombre extraoficial que se dan ellos mismos) o Dianética.

Lo anterior se desprende de conversaciones con Rafael Gómez y Víctor Gutiérrez, quienes sí lograron escapar de la secta. No son los únicos que lo han logrado, pero sí los primeros en atreverse a denunciar los horrores que se viven en ella: trata de personas, abusos psicológicos y jornadas laborales infrahumanas.

“Cada uno de los que trabajan donan toda su vida. Hablamos de una organización que se especializa en tener cautiva a la gente emocional, espiritual y hasta físicamente; se vive bajo un régimen semimilitar. Ni siquiera tienen seguro médico, rezan para no enfermarse; no les dan ni el salario mínimo y sin embargo trabajan a veces día y noche”, revela Rafael Gómez, quien huyó hace cinco años.

Antes de entrar en la Organización del Mar los empleados firman un contrato por un billón de años, pues este grupo propone la tesis de que sus afiliados reencarnan. En el sitio de internet http://www.scientology-lies.com (la cienciología miente) hay copias de estos convenios casi eternos, como el consignado en la ficha ESO 00985 firmado por Lisa Skonetski.

Las raciones de comida que les dan son paupérrimas y el menú es casi invariable: Avena en el desayuno, pasta en la comida y pequeñas porciones de pollo en la cena. Rafael estima que unas 90 personas trabajan para la Organización del Mar y la tercera parte son extranjeros que burlan la ley con visas de turista: antes de que su permiso caduque, los mandan a Guatemala y de regreso para que quede constancia de que siguen viajando.

Así le ocurrió a Andrea Benítez, una argentina que llegó sin permisos y que cuando intentó volver a su país se encontró con que los miembros de la secta le habían retenido el pasaporte para evitar su salida de México.

Es por eso que Alex Spatz, un miembro de la Organización del Mar fue acusado de trata de personas por una colombiana y condenado a seis años de prisión, según informó la Procuraduría General de la República en el boletín 1772, del 25 de agosto de 2011.

Una investigación de la Fiscalía Especializada para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas demostró que Spatz “perteneció a una persona moral que contactó a una mujer colombiana en la ciudad de Bogotá y mediante el engaño fue trasladada a México, donde finalmente fue sometida a trabajos forzados”, refiere el comunicado.

De acuerdo con Rafael Gómez, Spatz sólo seguía las órdenes de sus superiores. En la Organización del Mar es común que se recluten extranjeros con engaños para traerlos a México, desde donde la cienciología controla a sus filiales en el resto de Latinoamérica.

Para comprender qué es la Organización del Mar hay que explicar los orígenes de la cienciología o dianética, secta fundada en 1952 por el escritor de ciencia ficción L. Ronald Hubbard aparentemente a raíz de una apuesta según la cual, como narró el científico Carl Sagan en su libro El cerebro de Broca (1979): “Tenía que inventarse una religión y ganarse la vida con ella”.

La cienciología se anuncia como una organización dedicada sólo a dar cursos de superación personal. En sus primeros acercamientos ofrece la aplicación de pruebas gratuitas de personalidad; en un segundo paso propone a sus potenciales afiliados cursos ligados a las fallas que encontró en los primeros tests. Si por ejemplo una persona tiene problemas con los estudios, le aconsejan cursar el taller “Aprendiendo a aprender”.

En las primeras etapas los cursos son muy baratos, pero se encarecen conforme el interesado avanza en su proceso. Hay decenas de cursos, libros y talleres. Quienes asisten a las charlas creen que su vida comienza a mejorar, así que continúan los cursos con entusiasmo hasta que son llamados a trabajar como parte del equipo de la cienciología, lo que implica dar gran parte de su vida a la causa. Los más constantes son convocados a unirse a la Organización del Mar, el grupo semisecreto que controla la operación de la secta.

Conforme los interesados se inscriben en más cursos, son adiestrados en la creencia de la cienciología: la existencia de extraterrestres perversos que se apoderaron del universo, que “contaminan” a los humanos y les impiden ser perfectos. La misión de un cienciólogo es “clarificar” el mundo: “limpiar” a la humanidad de esa influencia extraterrestre y conducirla a la perfección y la inmortalidad. Si un familiar o un amigo de algunos de los cienciólogos cuestiona sus creencias, la organización presiona al individuo para que corte todo contacto con aquéllos. Eufemísticamente lo llaman “desconexión”.

Mala fama mundial

En octubre de 2009 la dianética fue multada en Francia con 600 mil euros por el delito de estafa. En Rusia, el Consejo Religioso del Distrito Autónomo de Janti-Mansi prohibió los materiales de Ron Hubbard por considerarlos extremistas. En 1996 el gobierno alemán calificó a esta secta de “muy peligrosa y con tendencia autoritaria”. También ha tenido problemas legales en Grecia e Inglaterra.

La revista Time, la BBC, The New Yorker y decenas de medios han publicado reportajes y documentales sobre los fraudes, trabajos forzados, esclavitud y abusos que comete la secta. Sin embargo sus adeptos pocas veces se enteran porque son amenazados con ser excomulgados (los llaman “supresivos”) y perder la salvación eterna en caso de leer material contrario al credo dianético.

Aunque en los países con mayor poder adquisitivo y regulación en materia religiosa han perdido adeptos, en las naciones subdesarrolladas la cienciología expande sus redes con rapidez. En el caso de México, en diciembre pasado solicitaron por segunda ocasión ser reconocidos como una religión.

Medio siglo en México

La dianética llegó a México en los sesenta. Luis González, director de Apoyo de Programas Comunitarios de la secta, informó que tiene 5 mil 300 seguidores, según publicó el periódico Reforma el pasado 27 de febrero, a raíz de la segunda solicitud dianética a la Secretaría de Gobernación.

Para hacerse de más adeptos la dianética se vale de muchas fachadas. Por medio de organizaciones supuestamente civiles pega carteles, crea páginas en internet y manda correos masivos en los que ofrece resolver todo tipo de problemas, desde empresariales hasta de adicciones.

Sus principales fachadas: Entiende Más Logra Más, WISE, Narconon, Fundación Latinoamericana El Camino a la Felicidad y Soluciones Efectivas Empresariales.

Gracias a esa estrategia han logrado impartir cursos en la Lotería Nacional, la Administración Federal de Servicios Educativos del Distrito Federal e incluso en escuelas de 15 ciudades de la República, incluidas primarias públicas (Proceso 1822). También lograron que TV Azteca incluyera el video El camino a la felicidad en su programación (autorización emitida por la Secretaría de Gobernación S-08-00137).

Son insaciables a la hora de exigir donativos. Víctor Gutiérrez fue obligado a salirse de la Organización del Mar por embarazar a su esposa. Antes le sugirieron abandonarla y seguir dando toda su vida a la asociación. Después fue “público” (el equivalente a un laico en la Iglesia católica) pero se salió en 2009 debido a que le telefoneaban insistentemente en las madrugadas para exigirle que cumpliera con el pago de sus donativos.

Tuvo que endeudarse con dos tarjetas de crédito por aproximadamente 20 mil pesos cada una con tal de satisfacer las exigencias de la cienciología, relató a Proceso en una entrevista. Harto de sentirse estafado comenzó a buscar información en internet sobre el culto, hasta que se convenció del peligro que representaba.

Gracias a esta estrategia de presión para obtener donativos, la cienciología construyó su monumental e imponente nuevo templo en la calle de Balderas, en la Ciudad de México. Abarca casi una calle entera. Además la organización adquirió un terreno en Interlomas, donde erige su más ambicioso proyecto: la sede de la Organización Avanzada de México, otra de sus fachadas.

Además existen otras cuatro asociaciones en el Distrito Federal: el Instituto Tecnológico de Dianética, la Organización Desarrollo de Dianética, Centro Cultural Latinoamericano y el Centro Cultural de Dianética.

También hay representaciones y grupos en León, Monterrey, Guadalajara y Puebla.

A escala mundial la cienciología suma a sus filas a estrellas del espectáculo para promoverse. Pertenecen a la secta Tom Cruise, John Travolta, Katie Holmes y Anne Archer. En México el actor Juan Ferrara cumple esa función.

Una de las estrategias de esta secta es también estrechar lazos con funcionarios públicos. A la inauguración de su edificio en Balderas acudió el exsecretario de Turismo del DF, Alejandro Rojas, quien públicamente elogió a la organización. En Puebla, el secretario de Educación, Luis Maldonado, autorizó la difusión en las escuelas públicas de folletos de Ron Hubbard distribuidos bajo el membrete de la asociación Entiende Más Logra Más.

Cuando se le cuestionó, Maldonado argumentó que Marinela Servitje, hija del dueño de Bimbo, había promovido el material. Servitje se deslindó de la organización.

Proceso llamó a la Iglesia de la Cienciología para pedir su versión respecto de los abusos de los que se le acusa. Jonathan Rico, vocero de la cienciología para Latinoamérica, envió un correo a este reportero con copia a un despacho de abogados. En el mensaje exigió obtener una copia del reportaje antes de su publicación y acusó a este semanario de difamar a la Iglesia de la Cienciología, no sin sugerir una amenaza:

“Le deseo hacer saber también que mientras que estoy en la mejor disposición de mantener una relación institucional cordial con usted y con la revista Proceso, también estamos dispuestos a defender y proteger a nuestra Iglesia, a nuestra religión, así como la dignidad de nuestra feligresía en contra de falsedades, discriminación, odio religioso y calumnias.”

Rico pidió como condición para dar una entrevista que se le entregara un cuestionario previo. Las preguntas le fueron enviadas por correo electrónico y además se le pidió que permitiera a este semanario recorrer las instalaciones de la Organización del Mar, ver las visas de trabajo de sus empleados extranjeros así como documentos en los que conste cuánto se les paga. El primer encuentro pactado entre este reportero y Rico no se pudo llevar a cabo por problemas de agenda de ambos. El portavoz de la organización prometió comunicarse después para concertar otra cita. No lo hizo.

En cambio durante las entrevistas que el reportero tuvo con los exmiembros de la secta, hubo personas que tomaban fotografías y rápidamente escapaban del lugar donde se celebraban las conversaciones. Al concluir una charla en el café Sanborns del centro de Coyoacán, uno de los entrevistados se percató de que un hombre nos había fotografiado e inmediatamente huyó.

Además una persona que inicialmente accedió a dar su testimonio, posteriormente se retractó porque la cienciología lo amenazó con difundir aspectos de su vida privada entre sus familiares. Su versión era relevante, pues documentaba un caso de extorsión millonaria para ayudar a la construcción de uno de los edificios.

La BBC publicó un reportaje de cómo la cienciología contrata investigadores privados para sacar a la luz aspectos de la vida íntima de los periodistas que se atreven a revelar los abusos que cometen. Una fuente de dicha organización confió que habían hecho lo mismo con este reportero en su afán de desacreditar el contenido de este reportaje.

Estas tácticas son las que hacen que los exmiembros de la organización rara vez se atrevan a denunciar los abusos que sufrieron.

Poder económico

Desde Barcelona, el terapeuta Miguel Perlado, miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña y especialista en casos de personas afectadas por los abusos de las sectas, explica las estrategias de presión de la cienciología:

“Cuando las personas salen de cienciología se sienten muy disgustadas, tienen miedo de hablar, les dicen adentro que los psiquiatras y los psicólogos les harán daño. Sufren depresión y ansiedad muy alterada, pesadillas, desarrollan cuadros fóbicos importantes. Padecen una sensación de desconexión del mundo, miedo a vincularse a nuevas relaciones. Hay una ruptura con relaciones previas.

“Tienen bufetes de abogados muy poderosos y estrategias más o menos abiertas de intimidación. Amenazan con difundir información confidencial que dio la persona en supuestas sesiones de terapia.”

Mediante estas técnicas se comprende por qué se desconocen los abusos de la cienciología en México, explica Perlado. La secta opera de tal forma, señala el especialista, que le hacen creer a sus miembros que el mundo entero es su enemigo, además de que logran desequilibrar la personalidad de sus afiliados.

–¿Qué ganan con eso?

–Sale ganando la cúpula, que está en Estados Unidos. Todo es un embudo que va a parar allá. Ellos buscan que todo el mundo sea cienciólogo y alimentarse de más y más personas. Mientras más adeptos, más dinero.

Víctor Gutiérrez manejó las finanzas de la cienciología en los noventa. En esa época recababa de los feligreses unos 150 mil pesos semanales. Casi todo el dinero era enviado a Estados Unidos y las organizaciones locales trabajaban en números rojos. Los mandos más altos de México generalmente viven al día, convencidos de su proyecto, confía Rafael Gómez.

Bernardo Barranco, investigador de El Colegio de México y director del Centro de Estudios Religiosos de México, advierte a este semanario que no sólo la cienciología comete este tipo de abusos con sus adeptos. Señala que los sacristanes y ayudantes de muchos templos católicos generalmente están en bancarrota y trabajan sin horarios ni prestaciones.

Respecto a la desconexión con el resto del mundo, recuerda que en el interior de la Iglesia católica la practican los Legionarios de Cristo con sus candidatos a religiosos.

“Entre más sectaria y pequeña es la secta, más abusos hay. La cienciología en este sentido no es una excepción, y se inscribe dentro de una gran tendencia de muchas otras organizaciones religiosas”.

El pasado 12 de diciembre, la cienciología entregó ocho kilos de documentos a la Secretaría de Gobernación para obtener su registro. En 1999 les fue negada la solicitud, aparentemente porque no cumplía con todos los requisitos; sin embargo Barranco cree que esta vez será distinto porque la organización se esmeró en cumplir todos los requisitos, además de que hizo labor de cabildeo con el gobierno federal.

–¿México corre peligro? –se le pregunta a Perlado.

–La cienciología, aunque diga que tiene miles de seguidores, en realidad no los tiene y está muy desacreditada a escala mundial. Pero humanamente sí: hay rupturas familiares, distanciamiento con antiguas religiones, vulnerabilidad psicológica y otros desequilibrios igualmente importantes.

Cienciología su Representante para Latino América Miente sobre su Escolaridad

Cienciología

Su representante miente

En un excelente artículo,  Rafael Gómez ireporter para CNN demuestra que el representante de Cienciología para Latinoamérica Jonathan Marduk Rico, miente públicamente sobre sus supuestos “grados Universitarios” (y dicho sea de paso,  el fundador de Cienciología L. Ronald Hubbard,  se ostentaba un doctorado en Filosofía completamente FALSO).

El mismo Jonathan Marduk Rico afirma públicamente ser egresado de la Universidad de California UCLA en  Sociología, Comunicaciones y Marketing y que actualmente cursa la especialidad de Sociología de la Religión, en el Colegio de México con el profesor e invesitgador Doctor Roberto J. Blancarte P.

Dichas afirmaciones de Marduk Rico SON COMPLETAMENTE FALSAS, como se demuestra con documentos y comunicaciones oficiales, la realidad es que Marduk Rico sólo tiene una inconclusa carrera de medicina en la Universidad de San Luis Potosí.

Imagínate si esta es la calidad moral que el representante oficial de Cienciología aprendió en sus tan publicitados cursos,  o en su panfleto que tanto reparten  “El camino a la Felicidad”, se vé que Marduk Rico se limpió el trasero con ellos.

Este hecho demuestra nuevamente la FALTA DE RESULTADOS de los cursos y terapias de la Cienciología, que supuestamente elevan tu nivel moral, tu ética, y te hacen una mejor persona,  creo que Jonathan Marduk Rico es una buena muestra de la falsedad de estas afirmaciones.

CNN Report

http://ireport.cnn.com/docs/DOC-744632

Aquí las imágenes donde el portavoz de Cienciología miente sobre sus estudios:

CienciologíaCienciologíaCienciologíaCienciologíaCienciologíaCienciologíaCienciología

Este enlace donde estaban todas estas imágenes, fue cancelado por presiones legales de parte de Cienciología Internacional, al propietario del blog : http://asesor.xscientology.com/archives/1232

Saludos

Cienciología Sentenciada en Francia por Estafa en Banda Organizada

Por fin una sentencia que la secta de la Cienciología no pudo manipular.

He leido la noticia en muchos medios, y los adeptos han escrito comentarios quejandose de que se ha violado su libertad de religión o sus “creencias religiosas”.

El tribunal Frances fue muy claro, no se les sentenció por ser Cienciólogos, se les sentenció por cometer actos criminales, conforme a la Ley, tanto a las agrupaciónes como a los individuos.

Aqui cabe hacer notar que esta manipulación es usada por los adeptos a esta secta alrededor del mundo, ante cualquier crítica de inmediato vociferan que se les está juzgando por sus creencias o que se viola sus derechos de libre culto.

La mayoría de los Paises tiene en sus legislaciones, protección a los derechos de elegir y practicar una religión, sin embargo esto no se debe de malinterpretar como que con este derecho se obtiene una INMUNIDAD TOTAL y que los practicantes de alguna religión pueden cometer actos ilícitos y quedar impunes. Cuando se comete un crimen que está tipificado así en los códigos penales de cualquier Pais, no debe importar la afiliación religiosa que el perpetrador tenga, el crimen debe ser enjuiciado como se haría con cualquier ciudadano.

Aqui uno de los enlaces más completos de la noticia:

http://infocatolica.com/blog/infories.php/1202011039-la-justicia-francesa-a-la-cie

L Ron Hubbard, El Gran Mentiroso

Cienciología y

L Ron. Hubbard

“El Menguante Mundo de L. Ron Hubbard” (“The Shrinking World of L. Ron Hubbard” – World in Action – Inglaterra, Granada Television. 1968) es una de las dos únicas entrevistas filmadas de L. Ron Hubbard, escritor de ciencia ficción barata, mentiroso compulsivo y fundador de la secta destructiva conocida como Cienciologia o Scientology

Muchos cienciólogos que actualmente han dejado la “linea oficial”, culpan a su actual lider David Miscavige de las deserciones que a muchos niveles han habido en la secta,  sin embargo estos videos muestran a Hubbard mintiendo sobre el origen de su dinero, sobre el control que él tenia sobre la sede en Inglaterra -Saint Hill-,  mintiendo sobre sus matrimonios, y lo más importante mintiendo sobre las supuestas habilidades que se obtienen al llegar a su famoso nivel de “Clear” y a sus confidenciales y carísimos niveles OT, y cabe agregar que actualmente cuando alguien llega al “ultimo nivel”,  siempre va a haber un “nuevo nivel”,  esperándole y justificando el “porqué”   él o ella no tienen las habilidades prometidas.

Y retomando el tema del DINERO,  aqui Hubbard asegura de su propia voz y está grabado en video, que él tuvo ingresos de fuentes distintas a la Cienciologia por mas de 13 millones de Dólares,  aquí solo un detalle,  o el tipo está mintiendo sobre ello,  o el tipo cometió el delito de evasión fiscal, por lo cual debería haber sido encarcelado ya que nunca exhibió su declaración de impuesto, y digo !! Diablos si a Al Capone lo encarcelaron por 3  millones, porqué a Hubbard no !!,  y llegamos a la conclusión de que el tipo mintió (nada raro en el) sobre el origen de sus millones, CLARO QUE PROVENIAN DE LOS CIENCIOLOGOS,  de lo contrario hubiera sido encarcelado por evasión fiscal.

Asi que David Miscavige no está haciendo nada nuevo, solo hace lo que aprendió bien de Hubbard, engañar a los adeptos y seguir robándoles su dinero.

Aqui los videos originales:

Agradecimientos por la traducción y subtitulaje

Otro Famoso Huye de la Cienciologia

Famoso ex futbolista australiano deja la Cienciología en medio de acusaciones a su líder

Chris Guider se fue de la iglesia de Tom Cruise, apuntando a David Miscavige como un tipo “violento” y “tóxico”.

Fuente: http://www.emol.com/noticias/magazine/2011/09/23/504676/famoso-ex-futbolista-australiano-deja-la-cienciologia-en-medio-de-acusaciones-a-su-lider.html

———————————————————————————————–

Y cada día más personas acusan al lider de la secta de violento,  y ya no son creibles las justificaciones que el vocero de la secta Tommy Davis  siempre dice ante estas acusaciones,  “son unos detractores mentirosos”,  creo que mas de 20 casos de famosos y cientos de otros no tan famosos, que acusan a Miscavige, ya no son “un grupo de detractores mentirosos”, más bien la sicosis de Miscavige ya está fuera de control.

En Opinión de un Experto en Religiones

En este artículo vemos la forma en que la Cienciología se infiltra en la sociedad, usando la influencia de algunos de sus adeptos.

Fuente:

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2011/09/21/puebla/edu506.php

——————-Inicio——————————-

Reprobable, que la SEP permita la difusión de la charlatanería de la cienciología: Barranco

 ARTURO ALFARO GALÁN

El sociólogo Bernardo Barranco Villafán, presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México, aseguró que “es muy preocupante” y “muy reprochable” que la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Puebla distribuya material entre la comunidad escolar, basado en las obras del fundador de la Dianética y la Cienciología, Lafayette Ronald Hubbard.

Durante una entrevista realizada por la versión matutina del noticiero del canal 44 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en Jalisco, el especialista en temas religiosos afirmó que la SEP de Puebla “está en la obligación de hacer una revisión minuciosa crítica” de los 3 mil paquetes que fueron distribuidos a través de las 19 Coordinaciones Regionales de Desarrollo Educativo (Corde).

Los paquetes repartidos hace unas semanas por la SEP incluyen el libro Aprendiendo a Aprender y el video Camino a la Felicidad, con la guía respectiva, que fueron donados por la organización “Entiende Más, Logra Más”, la cual asegura revertir los pésimos resultados de la Evaluación Nacional para el Logro Académico en los Centros Escolares (ENLACE) con la utilización de los métodos de enseñanza y de aprendizaje.

Barranco Villafán afirmó que “resulta muy sorpresivo” que el gobierno de Puebla esté promoviendo este tipo de iniciativas, vinculadas con la iglesia de la cienciología, ya que su ideología es reprobada por varios países, como Francia, Bélgica y Alemania, por el “aspecto nocivo” de su pensamiento.

“En este caso sí es muy preocupante, muy reprochable que se utilice este tipo de filosofías educativas, cuando en todas partes del mundo son denostadas y reprochadas. (…) En caso de que la SEP Puebla esté utilizando una filosofía educativa que está basada en esta cuestión francamente habla muy mal de las autoridades”, afirmó Bernardo Barranco durante una entrevista en el programa Medios UdeG Noticias, conducido por la periodista Karla Plater Pérez.

De acuerdo con el presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México, la distribución en Puebla de libros basados en la obra de Roland Hubbard –presuntamente didácticos y pedagógicos– es un reflejo de que “la dianética se está metiendo en niveles de gobierno en el país”.

“El poder de la cienciología no está en el número de las personas que siguen dicha ideología, sino en la influencia de sus miembros, porque se ha formado principalmente por núcleos pequeños y poderosos, con gran capacidad de influencia entre las personas”, señaló Barranco Villafán durante la entrevista, cuya copia obra en poder de La Jornada de Oriente.

El especialista en temas religiosos señaló que el grupo de influencia de la cienciología “ha intentado en México convertirla en una religión”, por lo que ahora opera bajo la denominación de Asociación Civil, a pesar de que en países como Francia, Bélgica y Alemania no la reconocen, por los métodos de esclavización sobre los feligreses.

Incluso recordó que existen localidades que consideran a esta ideología como una secta destructiva y “de charlatanería”. “En algunos países a los miembros de esta ideología se les ha acusado de infiltración en las políticas públicas de los gobiernos para favorecer a su iglesia”, finalizó el especialista.

——————————————-Fin ———————


Cienciológo sentenciado a 6 años por trata de personas

Al fin una buena Noticia en Mexico, noticia en el periodico “El Universal”

CONDENAN A 6 AÑOS A LENÓN QUE USABA CIENCIOLOGIA

Enlace:

http://www.eluniversal.com.mx/notas/788618.html

Solo cabe señalar aquí una irregularidad, si según el artículo la PGR determinó que el grupo de Cienciología fué el que contacto a la Colombiana que esclavizaron, porqué solo procedió penalmente contra un individuo. Pero bueno de esto a nada,,,, es mejor esto.

Saludos

Cienciología -Producto Chatarra-

Cuando vemos la publicidad de un montón de productos chatarra,  nos parece increíble que estos productos “basura” vendan millones de dólares, sin embargo muchos de nosotros hemos comprado alguno de ellos y pudimos constatar que son solo un timo, sí son solo un engaño fraudulento para quitarte tu dinero, y debería ser considerado un acto criminal,  es como un robo a mano armada, solo que los vendedores de productos chatarra en lugar de usar un arma para despojarte de tu dinero, usan el MARKETING.

El Marketing no usa un arma para despojarte, pero usa mentiras y “testimonios” –falsos por supuesto- de sus resultados milagrosos.

No pretendo aquí  entrar en una gran polémica sobre lo que es el marketing, pero en lo que en este tema nos ocupa, el problema con este marketing es que, no comprueba la validez del bien o servicio, solo trata de venderlo, por medio de PUBLICIDAD ENGAÑOSA, la Cienciología ha usado esta “magia” del Marketing desde sus inicios.

Ahora bien regresando al tema de los productos de la Cienciología, lo primero a cuestionar sobre los productos de la Cienciología es la preparación  y experiencia de su creador,  L Ronald Hubbard,  UNICA fuente de TODOS los datos de la Cienciología.

El curriculum oficial que la misma Cienciología presenta sobre Hubbard es impresionante,  Ingeniero Nuclear, Matemático, Filosofo, por mencionar sólo algunos,  y cito de su página oficial:

“Cuando regresó a Estados Unidos en 1929, el Sr. Hubbard se inscribió en la Universidad George Washington donde estudió ingeniería, matemáticas y física nuclear (todas estas disciplinas le servirían de mucha ayuda a lo largo de sus investigaciones filosóficas posteriores).”

En primer lugar nunca dan datos exactos sobre los años o las instituciones donde estudió,  y nunca han exhibido un solo diploma de haberse titulado en ninguna de estas disciplinas, al contrario,  los biógrafos no oficiales que han intentado corroborar estos “estudios” no han podido hacerlo con ninguno de ellos, por ejemplo,  no hay evidencia en la Universidad George Washington sobre sus estudios de matemáticas ni física nuclear, lo único que estudió allí y no terminó fue Ingeniería Civil, sobre su calidad de “filosofo”, ni hablar,  SU DOCTORADO ERA FALSO, expedido por una supuesta universidad, que realmente era propiedad de Hubbard,  y cito la investigación hecha por la Foreign Office del gobierno Británico:

“El Foreign Office británico investigó en los años 70 al fundador de la Cienciología, el estadounidense L Ronald Hubbard, y estableció que el doctorado que se atribuía, que le daba una aureola de científico y de persona de alto conocimiento, en realidad era falso.    Él aseguraba haber obtenido en 1953 un doctorado por la Universidad de Sequoia, en atención a sus aportaciones en el campo de la dianética, y que ese grado había sido reconocido por el Departamento de Educación de California.  A través de la gestiones realizadas en 1977, con pesquisas llevadas a cabo desde el consulado de Los Angeles, el Gobierno de Londres pudo saber que la tal Universidad de Sequoia en realidad no existía y que era una entidad nominal que legalmente pertenecía a Hubbard, con la que éste repartía títulos académicos. La documentación ahora desclasificada por el Ministerio de Exteriores pone de manifiesto el fraude de Hubbard.”

Ahora veamos el producto estrella de Hubbard, la piedra angular sobre la que fundó su imperio,  LA DIANETICA, pero qué estudios hizo Hubbard sobre el Sicoanálisis para poder superarlo, NINGUNO!!!  POR SUPUESTO!! y cito su sitio oficial:

“En 1923 L. Ronald Hubbard, con doce años de edad, comenzó a estudiar las teorías de Freud con el comandante Joseph C. Thompson.”

Así que sin estudios formales sobre la Sicología, y solo con estudios nunca confirmados a los 12 años !!!!!!!!!, este intrépido mentiroso desarrolló algo que superó a Médicos y Sicólogos Clínicos? INVEROSIMIL no?

El mismo Hubbard y sus seguidores se jactan de que la Dianética  supera por mucho al Sicoanálisis y que la mayoría de las enfermedades que el ser humano padece son SICOSOMATICAS y que la terapia Dianética las puede erradicar ( y no dicen curar desde que los demandaron por ejercer la medicina sin permiso) y cito de su sitio oficial:

“Lo que se puede lograr con las técnicas de Dianética. Los casos son muchos, están documentados y son asombrosos: un maníaco homicida regresó a la normalidad en cuestión de unas cuantas docenas de horas; un soldador con artritis paralizante recuperó la movilidad total casi en el mismo número de horas; un profesor prácticamente ciego, recobró la vista en menos de una semana; una ama de casa que padecía una lesión paralizante debida a la histeria recuperó una salud perfecta en una única sesión de cuatro horas.”

 Sin embargo,  Hubbard y su Dianética solo presentan “Testimonios” de sus logros,  “dicen” que todo está documentado, pero JAMAS se han hecho pruebas ni clínicas ni científicas, por personal externo a los empleados y seguidores de Hubbard.   Pero cuando preguntas sobre ello en alguna de sus asociaciones, de inmediato te catalogan de enemigo, y aluden a una gran “conspiración” contra Hubbard.

Ahora otra mentira más sin analizar, el mismo título del libro que hizo millonario a Hubbard “Dianética, la Ciencia Moderna de la Salud Mental” Hubbard alardea de ciencia en todos sus descubrimientos, y cito de su sitio oficial:

De hecho, L. Ronald Hubbard fue el primero en usar de forma rigurosa métodos científicos occidentales en el estudio de las cuestiones espirituales. Sin embargo, más allá de una metodología básica, la universidad no le ofrecía nada.”

Aquí se denota la petulancia y soberbia de Hubbard, asegurando que las Universidades no le ofrecían nada, entonces los grandes Hombres que han salido de las universidades, los Investigadores y Cientificos que han dedicado sus vidas en algún campo de la ciencia,  de las artes, valen menos que Hubbard?  Además sobre el supuesto método científico usado por Hubbard para sus “descubrimientos”,  es notorio que ninguna de las teorías o supuestos descubrimientos de Hubbard, pasarían el más mínimo escrutinio técnico-científico.

Por ello al igual que a cualquier producto CHATARRA, hago un reto público para que comprueben que sus productos o terapias SI FUNCIONAN,  pero que no nos lo digan ellos con sus grandes despliegues publicitarios o sus “ miles de testimonios”;   que nombren un grupo de investigadores independientes y que validen los resultados de sus fraudulentos productos que no sirven para nada, pero que han vendido (yo diría más bien ROBADO) millones y millones de dólares a gente de buena voluntad, y si no pueden validar los resultados que ofrecen, QUE NOS DEVUELVAN EL DINERO A TODA LA GENTE QUE ESTAMOS INCONFORMES CON LO QUE NOS VENDIERON Y POR LO QUE PAGAMOS MUCHO DINERO, ALREDEDOR DEL MUNDO.

Este gran fraude con productos Chatarra debería de ser detenido por cualquier gobierno que se jacte de ser civilizado.

Cesar Velasco

La falta de Escepticismo en la Cienciología

LAS MENTIRAS DE LO PARANORMAL

El escepticismo es una cualidad devaluada. Pensamos en una persona prototípicamente escéptica y nos viene a la cabeza un hombre triste, serio, indagador, en sospecha permanente, algo entrado en años y escaso de cabellera, embutido en su sempiterno traje gris y chinchón. Un cara vinagre.

Sin embargo, los ciudadanos de a pie somos, afortunadamente, escépticos impenitentes. El escepticismo aflora por doquier. Los que nos dedicamos a la agridulce profesión del periodismo sufrimos a menudo el escepticismo de nuestros congéneres. Habitualmente, no nos creen. Y a veces con razón. Algunos colegas han colocado a pulso nuestra profesión en los límites de credibilidad más bajos de la historia: “¡Estos periodistas…! ¡No puedes fiarte de ellos!”.

Cuando alguien me espeta una frase tal (y por desgracia ocurre más habitualmente de lo que me gustaría) trato de elogiar en mi interlocutor su inteligente rapto de escepticismo: “Haces bien en no creernos. En realidad, haces bien en no creerte casi nada de antemano”.

Y aun así el mundo está lleno de “corazonadas” de” revelaciones” de “presentimientos”, de mensajes no basados en la evidencia, de soluciones apresuradas y especulativas ante los problemas más extraordinarios. El mundo está lleno de áreas en los que el escepticismo se ha difuminado.

Podemos creernos las cosas porque nos las han “revelado”. Las “revelaciones” son fuentes habituales de autoridad. Alguien nos dice que tiene “una revelación” y tendemos a creer que lo que nos dice alberga algún viso remoto de credibilidad. Si el agente de la “revelación” adorna sus cualidades con una jerga especial, la pertenencia a un grupo exclusivo, la envoltura de un halo esotérico…………. su autoridad se acrecienta.

Sucede, sin embargo, que cuanto más sensible es para nosotros la información que nos dan, mayor debería ser el grado de escepticismo espontáneo que nuestra mente pone en juego. No permitimos, por ejemplo, a nuestro médico que nos diga que tiene “la corazonada” de que la mancha hallada en la radiografía torácica que acaba de hacernos es benigna. No permitimos a nuestro abogado que nos diga que tiene el “presentimiento” de que Hacienda no va a revisar nunca nuestra declaración. Ni siquiera aceptamos al vendedor de nuestro nuevo coche de segunda mano que acuda a sus “corazonadas” para asegurarnos que el vehículo está en perfecto estado.

No es que no nos fiemos del prójimo. No. El mundo no tiene que ser necesariamente un territorio sin ley lleno de personas dispuestas a engañarnos a la primera de cambio. Si el inversor en bolsa pide informes independientes del estado de salud de una empresa y el médico pide una segunda opinión diagnóstica es porque pertenecen a la que pasa por ser la especie más inteligente del planeta, la única que se permite convertir la duda en método.

Los científicos han elevado el escepticismo a la categoría de arte. Hasta el punto de que, si se comportan del modo correcto, terminan por no fiarse ni de sí mismos. Han elaborado un método de trabajo único. Sus tesis seguirán siendo válidas mientras no haya nadie que demuestre lo contrario.

El escepticismo puede desaparecer por muchos motivos: por falta de educación crítica, por falta de tiempo, por pereza… La peor forma de perder el escepticismo es, en cualquier caso, la desesperanza. Los seres agobiados, desesperanzados, angustiados por su realidad, apenados por una desgracia, sufrientes, en estado crítico… son seres condenados a sufrir la terrible tentación de la credulidad. Y es comprensible, y nos compadecemos de ellos.

Nadie puede tener nada contra la madre que acude a la consulta de un chamán en busca de una solución para la enfermedad del hijo al que los médicos han desahuciado. No tiene sentido que exijamos que sea escéptica, que piense que realmente la solución milagrosa que le están ofreciendo no es más que una sarta de embustes. Como tampoco podemos condenar al arruinado, al abandonado por el amor, al solitario, cuando buscan consuelo en el horóscopo del día o consejo en las cartas del tarot. El científico francés Henri Poincaré lo definió de manera sublime: “También nosotros sabemos cuán cruel puede ser en ocasiones la verdad, y nos preguntamos cuánto más consolador es el engaño”.

Los vendedores de supercherías son hábiles en la tarea de pulsar los rincones del alma en los que el escepticismo flaquea. Durante mis primeros años como redactor de la revista Muy Interesante tuve la oportunidad de realizar una investigación sobre la Cienciología, una organización considerada en muchos países una secta destructiva, pero inscrita en España en el Registro de Entidades Religiosas, que construye su ideología sobre un inteligente entramado de apariencia científica y camino de auto superación.

Me entrevisté con algunos de sus responsables más destacados, y pude comprobar de primera mano cómo era el grueso de su clientela. Buena parte de los adeptos llegaban a través de centros de desintoxicación para adictos a las drogas (Narconon). Otros eran captados en lugares de reunión y asociaciones de personas con problemas emocionales. Incluso pude comprobar cómo repartían su propaganda entre personas que acababan de pasar una temporada problemática en un centro de salud mental. Por supuesto, también hay acólitos sin problemas aparentes, si descontamos como problema el haber perdido prácticamente la capacidad para el escepticismo.

Sólo así se entiende, por ejemplo, que profesen credibilidad casi devota a un aparato llamado e-meter o “electropsicómetro”: un par de electrodos (latas metálicas) conectados a un cable que supuestamente es capaz de detectar el estado mental del que lo sujeta con las manos. Ante ese aparato pude ver cómo hombres hechos y derechos, mujeres enteras y verdaderas desnudaban sus almas delante de un compañero, llamado “auditor”, con la confianza de quien se postra en un confesionario, pero con peores consecuencias: quién sabe qué uso haría la secta de aquellas miserias aventadas en público, de aquellos problemas, complejos, delitos, infidelidades, sueños confesados con la aparente asepsia de la tecnología.

Nadie acude a un gurú esotérico a confesarle: “Soy feliz, mi vida es plena, tengo todo lo que necesito”. Nadie pide a la echadora de cartas que el tarot le cuente que esta mañana se ha levantado como siempre, ha llevado a los niños al colegio y ha iniciado una jornada de trabajo agradable y llena de éxitos, como todas.

El mundo de lo paranormal está siempre ahí, dispuesto a ayudarte si estás en apuros, si estás desesperado. En el fondo, las sociedades que han perdido el escepticismo ante lo mágico son sociedades algo más desesperadas.

La Edad Media era un paraíso de las ideas esotéricas e irracionales: se consumían brebajes para enamorar, se consultaban oráculos en las estrellas, en las tripas de los animales o en los posos de las infusiones, se asesinaba en la hoguera a personas acusadas de contaminar las aguas, arruinar los cultivos o hacer cambiar el clima.

Pero los siglos posteriores pudieron ver abrirse paso un nuevo método para identificar las ideas racionales, eliminar las irracionales y favorecer el crecimiento de la sabiduría. El método científico es la base intelectual del mundo en el que vivimos. Cuando aún no existía, la esperanza media de vida al nacer de un europeo era de 34 años; hoy supera los 80. Hoy no morimos de ninguna de las enfermedades más comunes entonces, y nuestros hijos tienden por naturaleza a sobrevivir al parto, justo lo contrario de lo que ocurría en aquella época oscura. Habremos de convenir que el método científico, cabalgando a lomos del escepticismo, nos ha traído un mundo mejor.

NOTA: Este texto es un fragmento de la introducción de LAS MENTIRAS DE LO PARANORMAL (Libros Libres), el más reciente libro de JORGE ALCALDE,

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.